Groc era una fiesta

carles sans tricicle - el periodico - Groc era una fiesta

Se lee en 1 minuto

El diseñador imprimió, en la entonces ciudad de Pasqual Maragall, una moda masculina con un carácter y una personalidad abrumadora

Cuando se va un amigo de esos que has admirado siempre por su talento, su bondad y su maestría, siento inmediatamente, en su abrupta ausencia, que algo he de escribir. Luego, una vez escrito, aquello me parece torpe, escaso y siempre insuficiente. Hoy, una vez más, con la muerte de Antonio Miró, me veo nuevamente con la necesidad de escribir lo que de una manera espontánea me vaya surgiendo. Él fue un maestro unos cuantos años mayor que yo. Desde finales de los 80, tanto él como Tricicle vivíamos en la cresta de la ola profesional. Su gran década, al igual que la nuestra, fue la de los años 90. La Barcelona Olímpica estaba representada por un grupo de creadores que dieron a la ciudad un plus de modernidad que la expandieron a nivel mundial, en una España que nos miraba con admiración y envidia. Todo entraba por Barcelona. Toni Miró imprimió, en la entonces ciudad de Pasqual Maragall, una moda masculina con un carácter y una personalidad abrumadores. Todos aquellos que pasábamos por Groc, el epicentro de la moda masculina, salíamos vistiendo una chaqueta de tres botones, una americana de un tejido de excelente calidad, sin hombreras, y cuyas arrugas competían con aquellas del que dijo que eran bellas. ¿Se acuerdan? Los diseños de Toni eran de sastrería buena. A día de hoy, sigo conservando algunas prendas que están como el primer día. La mayoría llevan una etiqueta que me gusta leer cada vez que la descubro, pone: ‘Fet a mà’ (hecha a mano). Entrar en Groc era una fiesta. Siempre coincidías con algún apellido de buena casa, o con algún creativo o artista a la búsqueda de los nuevos diseños de la temporada. La alegría de Juanito, su primo, la acompañaba un porrón de cava bien fresco, siempre a disposición de los clientes de confianza. Groc era una fiesta y Toni un genio. 

Ahora todo es historia. Groc cerró. Toni, aunque se había retirado ya hace tiempo, se nos fue el pasado día 3 de febrero, y con él, uno más de tantos de una época gloriosa de aquella Barcelona que cada vez está más lejos de volver a ser igual o parecida. ‘Amic Toni, et trobarem a faltar’.