El estreno

carles sans tricicle - el periodico - El estreno

Se lee en 1 minuto

Por razones muchas veces misteriosas, es el público el que decidirá si venir a verte o no

Escribo este primer artículo de la temporada desde Madrid. Dentro de pocas horas empezará para mí la función más temida por los actores y las actrices, la llamada función del estreno. Esa primera representación que inicia la temporada que tanto depende de que un público anónimo compre entradas y venga al teatro para ver una propuesta que has preparado con tanta energía y horas de trabajo, y que confías en que será un éxito.

Cuando un director o un actor promocionan públicamente una obra de teatro, lo hacen convencidos de que tienen una joya entre manos. Todos a una piensan que aquel espectáculo es muy bueno y está magistralmente interpretado y que, por tanto, sea drama o comedia, interesará porque habla de cosas que interesarán muchísimo.

Yo, que me dedico desde hace tanto tiempo a la comedia, a la hora de promocionar el espectáculo, intento convencer al público anónimo al que supongo ávido de risas, que se lo pasarán muy bien. Pero al final, por mucho que uno quiera convencer sobre las bondades de un montaje teatral, es el público quien, por razones muchas veces misteriosas, decidirá venir a verte o no.

Este es un negocio que depende de tantos factores incontrolables que rara vez se acierta. El entusiasmo con que los del sector vendemos cada producto es encomiable y a pesar de que los fracasos seguirán sucediéndose, no nos disuadirán de volver a intentarlo. Todos los actores esperan siempre el éxito, solo que a veces este tarda en llegar

Este miércoles estrené ‘¡Por fin solo!’ en Madrid. El día del juicio, no final, sino inicial, el que dará salida a una temporada que solo el público dirá si será de éxito o no, y en la que, como siempre, los éxitos de público serán muchísimos menos que la mayoría de fracasos. Aprovecho para desear a todos los compañeros, actores, directores y productores, ‘mucha mierda’ para esta temporada que comienza.